25/4/10

CARAMELO MALDITO

¿Cuántas veces pasaste por un kiosco y no te resististe a comprar ese chocolate que tanto te gusta? ¿Cuántas veces comiste la bolsa de caramelos sólo porque te atrajo ese arco iris de colores? ¿Cuántas veces caíste en la trampa de pensar que por comerte una golosina “light” ibas a ser menos culpable de romper la dieta? ¿Cuántas veces se te cayó el mundo encima y buscaste consuelo en ese alfajor triple, tan amistoso y comestible?

Ya sabemos que las golosinas son sumamente tentadoras pero te cuento que esa actitud es perjudicial para tu salud. La mayoría contienen ciertos ingredientes que, quizás a corto plazo no lo notes, pero que con el tiempo hacen que se te caigan los dientes, te vuelvas obeso, sufras de diabetes, tengas un paro cardíaco, y la lista continúa. Ni hablar de que son cero nutritivos y contienen exuberantes dosis de ingredientes artificiales, como los colorantes, y grasas, calorías (kcal) e hidratos de carbono en exceso, como los azúcares y el colesterol.

Y realmente en exceso. Un alfajor triple de la VACA (guiño guiño) contiene 38 gramos de azúcar. Si a esto le sumamos el dulce que contienen el café de la mañana, el vaso de gaseosa en la cena, las frutas del postre, y ni hablar si te comes un flan, estarías sobrepasando los 20 o 30 gramos de azúcar que una dieta razonablemente equilibrada permite por día.

Los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirman que las golosinas no tienen ninguna ventaja para el organismo porque contienen excesivas cantidades de calorías y no aportan nutrientes interesantes para el cuerpo. Para que te lo imagines, lo sano sería consumir 2000 calorías diariamente; y las que contienen las golosinas son descomunalmente elevadas. Cien gramos de caramelos de goma contiene 360 kcal, y la misma cantidad de oblea de BONOBOM, 540.

¿Qué es lo primero que nos atrae de las golosinas?
Sus múltiples y brillantes colores son lo que primero nos hacen desearlas por los efectos estimulantes que producen en el cerebro. Como consecuencia, caemos en la tentación de comprarlas y comerlas. Pero sus efectos van más allá del consumismo, y ponen en juego la salud. Según la OMS, entre los colorantes más usados en la industria alimenticia, hay un grupo llamados “azoicos” que puede llegar a potenciar distintas enfermedades, como por ejemplo, el asma o la alergia en quienes sean propensos a padecerlos.

También existen los dulces bajas calorías o las llamadas light. ¿Pero son realmente mejores que las comunes? En este tipo de alimentos suelen reemplazar el azúcar por otros endulzantes, como el aspartato o la sacarina. Pero ¡ojo! Hay que tener cuidado porque el uso excesivo de estas sustancias tampoco es saludable, y menos si tenemos en cuenta que una actitud muy común es pensar que “como total dice light” comemos dos chocolates en lugar de uno.

Además, no hay que confundir Light con Diet, porque aunque sus significados parezcan iguales son MUY diferentes. El primero, sí se refiere a que contiene menos calorías. En cambio, de la segunda manera se le llama a cualquier producto que tenga modificaciones en su receta respecto a la original. Esto implica que pueda tener MÁS calorías. Una estrategia muy utilizada por algunos comerciantes es utilizar la palabra diet en los envoltorios de sus alimentos, ya que la mayoría de la gente no conoce su verdadero significado.
Otro aspecto a tener en cuenta es que los empresarios de estos alimentos usan como táctica el color verde para la estética de sus productos, porque es una tonalidad muy asociada a lo saludable y natural. De esta forma, hace pensar al consumidor que lo que come es supuestamente sano.

Las golosinas son un riesgo para tu salud. Si comiéras un alfajor por día, o 30 grs. de gomitas, o dos tabletas de dulce de leche, o 50 grs. de confites de chocolate, en un mes equivaldría a haber consumido un kilo de azúcar blanca; en un año 12 kgs., en diez años a 120 y en cincuenta años habrías ingerido ¡¡¡600 kilos!!!


No te dejes caer en la tentacion, librate del mal, deja de morfar.




*Las imágenes son propias

3 comentarios:

Anónimo dijo...

" Si comiéras un alfajor por día, o 30 grs. de gomitas, o dos tabletas de dulce de leche, o 50 grs. de confites de chocolate, en un mes equivaldría a haber consumido un kilo de azúcar blanca; en un año,a 12 kgs., en diez años a 120 y en cincuenta años habrías ingerido ¡¡¡600 kilos!!!"

No! Me queda poco!!

Minorias dijo...

Genial el blog del alfajor, de donde lo sacaron XD
Posta q está bueno, más que nada por el temita...

calle falsa 123 dijo...

que neuroticas que son loco...si te agarra un paro cardiaco por comer un alfajor es porque estaba podrido...

y repitieron dos veces lo mismo en el final del parrafo 7 y el principio del 8 dice lo mismo

Publicar un comentario